Categorías
¿Cómo alivio mi malestar emocional? Corona Virus - COVID 19 Malestar Emocional Salud mental

Síndrome de la Cabaña Síndrome de la Soledad Inquieta (SSI)

Como bien sabemos, el Estado de Alarma provocado por la pandemia del Coronavirus, nos ha impuesto el encontrarnos en confinamiento, prácticamente de manera sorpresiva, ya sea permaneciendo solos, o con familiares, en nuestros hogares, con el necesario cambio de nuestras rutinas y estilos de vida. Este cambio ha supuesto una adaptación a las nuevas circunstancias, que de acuerdo a nuestra estructura de personalidad, entre otros factores condicionantes, superaremos con mayor o menor dificultad. 

En consecuencia, a esta novedosa modalidad de vida, ha surgido el denominado “Síndrome de la Cabaña o Síndrome de la Soledad Inquieta (SSI), aun no clasificados de forma oficial, por los index médicos. Su denominación como “cabin fever”, fue descrito a inicios del siglo XX, ante un estado mental conocido por entonces como “Locura de Pradera” o “Locura de Montaña”. Un estudio más reglamentado fue el efectuado por el doctor Rosenblatt en los años 80, con una muestra de habitantes de Minnesota (USA), zona caracterizada por ser un área rural con inviernos extremos, que de alguna manera obligaba a las personas al confinamiento en sus cabañas. Este autor describió como manifestaciones más frecuentes la sensación de desasosiego, de sentirse recluido, depresión, irritabilidad, soledad, impaciencia, aburrimiento, frustración y falta de estímulos sensoriales. Los resultados de sus observaciones no fueron concluyentes, por la variabilidad de sus manifestaciones sintomáticas y su orden de aparición.

En la actualidad y obviamente por otros motivos, este estado mental se reproduce con mayor frecuencia en personas que permanecen preferiblemente solas, en espacios reducidos, aislados o monótonos.

¿Cómo se manifiesta?

La teoría Cognitivo-Conductual ha descrito al “Síndrome de la Cabaña o Síndrome de la Soledad Inquieta (SSI), como un estado caracterizado por episodios depresivos leves, ansiedad e intolerancia a la soledad.

Las personas susceptibles de presentar este síndrome, suelen presentar una personalidad extrovertida, carencias afectivas tempranas, reducido funcionamiento cognitivo e hipoactivación del lóbulo cerebral prefrontal, que les induce a mantener pensamientos negativos y rumiaciones de orden paranoide.

Estos síntomas pueden pasar desapercibidos, aflorando ante situaciones de cambios, como viajes, o al romper la rutina laboral o académica.

¿Cómo se previene?

Intentar en lo posible, recuperar una rutina lo más cercana a la mantenida antes del confinamiento. Procurar llevar un orden en las horas de sueño y actividades, mantener una alimentación sana,  tratar de vivir el día a día y hacer planes futuros, sin apremio, para cuando vuelva la normalidad.

Afortunadamente tenemos a nuestro alcance los medios de comunicación virtual, con sus múltiples opciones para mantenernos comunicados y con fácil acceso a juegos, vídeos, películas, televisión, noticia, e información variada. Y lo más importante es que proporciona la oportunidad de tener contacto con amigos y familiares, facilitando el realizar reuniones sociales virtuales.

¿Cómo se trata?

Una magnifica opción es realizar psicoterapia. Dentro de ellas, la terapia Cognitivo Conductual proporciona la elección de tratamientos mediante técnicas de Restructuración Cognitiva, siendo ésta una de las más apropiadas para la solución a este trastorno.

De igual manera, considerando la intensidad y duración de la sintomatología, la administración de psicofármacos ansiolíticos y antidepresivos, pueden ser utilizados por un tiempo prudencial.

       Si identificas estas manifestaciones en ti o en alguien cercano, conviene solicitar información en ECOTERAPIAS, en donde estaremos encantados de ayudarte.

Móvil 676946910       e-mail: www.ecoterapias.com

 

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *